Relato sexo gay

La órbita perfecta es un relato erótico con escenario sexual en el espacio, pero, ante todo, es una preciosa historia de dos astronautas. Sigue ….

Relatos eróticos gays | Gays Follando en Relatos Porno Gratis en iRE!

Los sentimientos contienen tantas posibles expresiones que, a veces, son imposibles de descifrar. Por eso, la mayoría de las relaciones nunca son lo que parecen. Este ….

No te pierdas este gran relato de Halloween: El íncubo y el sheriff es la historia de un encuentro sobrenatural, con el toque erótico de la fiesta de …. Disfruta con las …. Ponte que es la tuya.

Mi jefe es mi ex, un día en el trabajo demasiado malo

Ponte que te que encuentras en el servicio al tío que no dejabas de mirar …. Deléitate con estos dos relatos cortos de Rafa de la Rosa. Me pasaba sus manos gustosamente, de arriba abajo y cada de cuando en cuando me ensartaba uno de sus dedos lubricados con el gel. Yo estaba en la gloria, era la primera vez que me metían algo entre las nalgas y aunque sentía pequeños piquetes de dolor, el placer era mayor. De pronto volteo y veo que mi cuñado ya se había quitado la camisa y comenzaba a quitarse el pantalón. Se lo bajó de un golpe y entonces le pude ver la verga parada por primera vez en mi vida.

Yo le dije que no, que era la primera vez que veía una así.

hostmaster.djxeeder.com/hamlyn-all-colour-cookery-200-one-pot.php

20 Historias del primer encuentro sexual de hombres gay que te harán reír y llorar

Me pidió que tomara su verga y la acercara a mi culo. Al sentir la entrada de mi hoyo, mi cuñado empujó un poco su cuerpo hacia delante y metió de un golpe la cabeza de su verga. Yo pegué un respingo y le dije:. El acarició mi espalda con sus manos y me dijo que me relajara, que iba a ser mínimo el dolor, que lo disfrutara poco a poco y que luego sabría que era lo bueno.

Mi jefe es mi ex, un día en el trabajo demasiado malo

Mientras decía esto deslizaba sus manos por mi espalda y las fue a colocar en mis hombros. Al cabo de un rato su verga entera se abría paso en mi culo sin ninguna resistencia.

Era la primera cogida de mi vida y estaba disfrutando cada centímetro de aquella verga que me hacia maravillas. Me dolía de solo moverla pero el meneo de mi cuñado era incesante. Al cabo de un rato, sin haberme rozado siquiera la verga, comence a escupir semen y a venirme.

Eso hizo que apretara el culo y mi cuñado lanzó un gemido descomunal. Mi cuñado aceleró sus embestidas y me cogió por las caderas.

Supe que se había venido dentro de mí y me encantaba la idea. Se limpió con una toalla mientras me decía. Yo le dije que sí, que me había encantado, que quería seguir enfermo para recibir sus inyecciones. El me dijo que sí, que no le dijera nada ni a mi hermana ni a mis padres y que cada vez que me quedara en su casa, cuando saliera mi hermana, me daría la cogida de mi vida. Yo le dije que sólo quería que me inyectara él y que haría lo imposible por estar cerca.

Relatos Eróticos, Relatos Porno, Relatos XXX

Después se divorciaron y él se fue de la ciudad y nunca lo volví a ver. Aunque el recuerdo de mis nalgas adoloridas después de aquella primera cogida sensacional nunca se me ha olvidado.

El recluta militar / Relato eròtico Gay ⚣

Mi cuñado le decía: De su mesa, tomó un bote de crema de afeitar y un rastrillo, diciéndome: Yo pegué un respingo y le dije: Espero que les haya gustado.

admin